Apostando con tacto para ganar en las casas de apuestas

Partidos igualados

Los partidos entre equipos muy igualados suscitan un gran número de dudas entre los apostantes novatos: las cuotas suelen estar altas, pero la posibilidad de fallar nuestras apuestas también es muy cercana. En estos casos, lo más útil es expandir nuestra visión y observar el rango de opciones de apuesta que van más allá de la típica apuesta simple por el resultado del partido.

Si observamos de cerca las condiciones internas y externas del partido, existe un rango de apuestas que podemos realizar en casas de apuestas como Bet365 y que pueden reportar grandes beneficios a bajo riesgo. La más simple, pero a la vez segura, sería apostar por un empate: si las cuotas de ambos equipos son elevadas, es probable que un empate también lo sea, y no resulta una opción nada descabellada en el caso de que ambos equipos estén luchando por una victoria muy ajustada. Existe un alto número de profesionales que basan un gran volumen de su juego en realizar sistemas de empates.

Ocurre lo mismo con una opción opuesta: apostar a ‘Empate, apuesta no válida’. De esta manera, a cambio de una pequeña reducción en las cuotas, podremos apostar por la victoria de un equipo concreto contando con una mayor seguridad. Si el resultado final es un empate, se nos devolverá el importe íntegro de nuestra apuesta sin coste alguno.

Complicando las cosas y aplicando un cierto tono táctico a nuestras apuestas, en eliminatorias ajustadas nos puede resultar rentable apostar por el Método de victoria: si creemos que ambos equipos cuentan con una gran defensa capaz de contrarrestar la pegada de los delanteros, apostar por una victoria de cierto equipo en la prórroga o en penaltis puede ser nuestro mejor aliado. También podremos apostar a si el partido se decidirá en penaltis, independientemente del equipo que termine ganando.

Ocurre lo contrario con la opción de apostar a que Ambos equipos anotarán. Este será el caso de aquellos partidos dónde los dos equipos cuentan con una delantera de gran pegada, pero defensas relativamente débiles comparadas con la fuerza de ataque. En estos casos, apostar por un total de goles alto también nos puede ofrecer buenas cuotas. Apostar a que en el partido se darán más de 2.5 goles es una apuesta de bajo riesgo y con buena promesa de ganancias. Si además ambos equipos disponen de un juego defensivo muy agresivo, podemos apostar a que el total de tarjetas al final del tiempo de juego será relativamente alto. En definitiva, existe un sinfín de apuestas a realizar que se salen de la tónica general, y que resultan muy ventajosas cuando nuestros conocimientos sobre ambos equipos son profundos. En los detalles estará la diferencia, y si somos cuidados, la rentabilidad será enorme.