Apostando con tacto para ganar en las casas de apuestas

Apuesta al mejor jugador

Muchas personas están acostumbradas a realizar apuestas que, en su mayoría, tan solo versan sobre el resultado final de los partidos. Si nos limitamos a realizar apuestas combinadas sobre resultados simples, nuestra actividad en el juego dejará de ser una tarea dinámica y entretenida, y correremos el riesgo de apostar por la simple necesidad de rentabilizar nuestros ingresos. Si queremos convertir el juego en una actividad rentable a largo plazo, es necesario desarrollar pasión y verdadero interés en las apuestas.

Sin embargo, son pocos los que saben que se puede apostar por la actuación de un jugador concreto durante el desarrollo del partido. En Bet365 podemos seleccionar, dentro de la sección de Proposiciones del partido, entre un variado rango de opciones que tan sólo afectan a jugadores individuales. Esta es una excelente opción de apuesta para aquellos que guardan un control absoluto del desarrollo táctico de los encuentros.

Por ejemplo, podemos apostar por qué jugador será el primero en ver una tarjeta. Esto es especialmente útil cuando sabemos que uno de los dos equipos cuenta con una defensa agresiva, que tiende a cortar el ataque del contrario mediante faltas que rompen la dinámica de juego. Si además existe rivalidad entre los dos equipos, y uno de los defensas cuenta con un fuerte temperamento, podremos aprovechar una cuota más que decente para ganar una apuesta fácil.

Ocurre lo mismo con la selección del mejor jugador del partido. En este caso, debemos observar los puntos fuertes y débiles de cada equipo: si uno de los mejores jugadores del equipo por el que apostaremos se sitúa en el centro del campo, y esta posición es precisamente la más débil para el equipo rival, podemos apostar con seguridad a que el mejor centrocampista del equipo será el MVP. Ocurre lo mismo con la decisión de qué jugador anotará varios goles: si un extremo es especialmente rápido y goleador, y el lateral encargado de defender sus ataques es especialmente débil, apostar por varios goles de ese extremo se convierte en una apuesta segura.

Además, existen apuestas que combinan la apuesta simple con las de jugadores específicos: es el caso de las que nos permiten adivinar el jugador que marcará primero y el equipo que se hará con la victoria, todo en uno. En estos casos, las ganancias pueden multiplicarse a pesar de realizar apuestas muy seguras y guiadas por la evidencia. Las cuotas en este tipo de apuestas suelen ser increíblemente altas en comparación con el riesgo que suponen, por lo que basta que invirtamos tan sólo algunos euros para poner a prueba nuestras habilidades en la lectura técnica de los partidos.