Apostando con tacto para ganar en las casas de apuestas

Apuestas a la clasificación

Bet365 es una dinámica web de apuestas que nos ofrece un enorme rango de deportes en los que apostar: desde tenis o baloncesto hasta billar, pasando por rugby o waterpolo. Sin embargo, el fútbol sigue causando sensación entre los apostantes europeos, y por eso el rango de opciones sobre los que apostar en fútbol en esta reputada casa de apuestas termina siendo inigualable: el número exacto de goles que se marcarán, tarjetas, córners…

Una gran modalidad de apuesta que muchos jugadores novatos no saben aprovechar es la de apuestas anticipadas. Estas nos permiten adivinar, por ejemplo, el resultado de un torneo mucho antes de que se celebre, o los equipos que descenderán en una liga concreta. Sin embargo, la sección dentro de este tipo de apuesta que más llama la atención de los apostantes profesionales quizás sea la de apuestas a la clasificación de un equipo concreto para ciertos torneos.

Estas apuestas crecen a un ritmo trepidante cuando se acercan competiciones mundiales de selecciones como el Mundial o la Eurocopa, ya que los equipos pueden haber cambiado radicalmente en los últimos cuatro años, pero muchas cuotas siguen manejándose por el resultado en el torneo anterior. Estos desfases son aprovechados a la perfección por los apostantes más astutos, y nosotros también podemos sacar tajada de esta curiosa situación.

Nos concentraremos, por ejemplo, en la fase de grupos de un Mundial. Para ello, debemos prestar atención a las selecciones que pasan desapercibidas en las rondas de clasificación y que finalmente alcanzan el torneo pese a las previsiones negativas. En cada Mundial o Eurocopa siempre hay equipos que se clasifican sin que nadie lo espere (Islandia, Irlanda del Norte, Gales…), y es posible que esta racha se mantenga durante las primeras fases del torneo. Esto se debe a la proliferación de jóvenes promesas que se producen en el seno de las selecciones, unido a la motivación que produce el hecho de saber que puede ser la única participación en torneos internacionales en la carrera de estos jugadores.

Apostar por la clasificación de uno de estos equipos en la fase de grupos puede ser una apuesta relativamente fácil, pero con cuotas estratosféricas. Por lo tanto, siempre conviene estudiar bien a los equipos más subestimados del torneo y apostar por los que pueden plantar caras a los grandes combinados nacionales. Puede ocurrir lo mismo, por ejemplo, con equipos de ligas de baja calidad que se clasifican para la Champions League. No debemos olvidar el enorme papel que supone la motivación de jugar un torneo de gran calibre para estos humildes equipos, y la posibilidad de que un rival de gran talla se confíe ante un partido a priori fácil.